Domingo, 29 Septiembre 2019 17:37

Spoilers de negociación: Schitt’s Creek

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

La tienda para la que trabaja David Rose, Blouse Barn, está a punto de despedirle, por no poder pagar su salario, a pesar de ser el artífice del cambio de estilo de la única boutique de Elmdale. Aunque la oferta que su propietaria recibe de una cadena australiana del mismo nombre puede ser su salvación, si juega bien sus cartas.

El caso es que una cadena de tiendas de ropa australiana está interesada en comprar los derechos del nombre Blouse Barn para evitar problemas legales en su entrada al mercado americano. Y, para ello, hace una oferta a la propietaria de 10.000 dólares. Una cifra nada despreciable para un negocio próximo a la quiebra y con una dueña pensando más en su próximo retiro que en una nueva vida para la boutique.

Cuando David se entera de la oferta, con afán de mantener su puesto de trabajo, comienza a solicitar consejo a su entorno más próximo. Y todos coinciden, incluido su padre, antiguo magnate de los negocios en el sector del vídeo, en que la oferta es aceptable y que no convendría desaprovechar una oportunidad así. La propietaria de Blouse Barn, Wendy, parece decidida a aceptar la oferta pero se deja convencer por David para ser representada por él mismo y por su hermana Alexis, que se ofrece a interpretar el papel de abogado en la reunión inminente con la representante de la cadena australiana, que traerá el espléndido cheque.

Probablemente todos están convencidos de que la decisión más inteligente es la del toma el dinero y corre. Al fin y al cabo, qué puede hacer una diminuta tienda en un diminuto pueblo en mitad de la nada ante una poderosa red de comercios que viene dispuesta a asaltar el mercado norteamericano. Sin embargo, David parece convencido de que hay una opción mejor. Se puede negociar y que ese cheque multiplique su cifra.

La argumentación de David es aplastante y aleja la negociación del sesgo “pez grande se come al chico” en una negociación, orientándose hacia lo que quiere la otra parte de mi, con que necesidad y qué criterio puedo utilizar para valorar lo que está en juego. Utiliza dos puntos de vista. Por un lado, si la empresa australiana ha desplazado a una abogada desde una gran ciudad a representar sus intereses, lo más probable es que solo ese trabajo ya valga más de los 10.000 dólares que pone encima de la mesa. Y, en segundo lugar, el valor del nombre Blouse Barn debe ser muy relevante para una empresa que, de no conseguir los derechos sobre él, debería invertir en una nueva identidad distinta a la utilizada en su país de origen.

A la vista de estos dos argumentos, David rechaza la oferta inicial y simplemente espera a una nueva oferta. Que también rechaza. Y tampoco presenta una contraoferta dado que quien debe establecer el valor de lo que se negocia debe ser el oponente, en este caso. Ya con el tercer cheque, suponemos que consignando una suculenta cantidad, se cierra el trato. Y el despido de David, que no logra salvar su empleo pero si ser recompensado con 40.000 dólares por su inestimable ayuda en esta negociación.

 

Schitt’s Creek Temporada 2, episodio 12 “Lawn Signs"

Visto 231 veces Modificado por última vez en Domingo, 29 Septiembre 2019 18:32
Ignacio Martínez Mayoral

Editor en The Negotiation Club y facilitador en divergentia::la oportunidad en la diferencia

www.divergentia.es

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.